Gastón Ramos

"La mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo más elementales: como ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que le importaba, sino volar. Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar".

Category: sueños

Sueño, la abuela Ángela y los naipes.

Hoy tuve un sueño que creo se me repite bastante, el sueño es así: voy caminando por una calle que empiezo a reconocer poco a poco, las casas me parecen familiares, luego veo una casa y me doy cuenta que es la casa es un vecino conocido de algún lado llego a la puerta de la casa a la que me dirigía ( no la del vecino) y es la casas de la abuela, cuando entro me atiende la Abuela que para mi sorpresa está viva!, dado que el sueño transcurre en la actualidad y no en el pasado y mi abuela hace rato que se fué a algún lugar dónde quiera que van las personas excelentes. Volviendo al tema de la sorpresa ella está bastante más vieja por el obvio paso del tiempo pero en el sueño de anoche la ví con más canas que en los sueños anteriores, en estos sueños siempre saludo a mi abuela con un abrazo muy largo. No sé que significará o si tiene algún significado lo único que puedo decir es que el sueño es muy real, hay veces que le pido cosas a mi abuela ( sí, estoy loco ) y creo que de a poco me las cumple, no le pido cualqier boludez le pido cosas que considero importantes. Por qué se las pido a mi abuela Ángela? por que mi abuela siempre me daba lo que quería, casi nunca decía que “no”, o “no puedo”, me acuerdo que cuando llegaba de visitas a su me compraba un maso de cartas nuevo “Naipes Match 4”, tení más de 24 masos de naipes, de autos, motos, helicópteros, super héores, etc. jugar a los naipes era muy divertido. Me pregunto cómo pude haber sido tan descuidado de perder mi colección de naipes “Match 4″…

Advertisements

Arroyo leyes…energía en común.

El gallo canta y canta, yo estoy acá contemplando el silencio del barrio dónde vivo, puedo ver el sol desde la ventana que está junto a mi escritorio, desde la pieza de arriba puedo ver casi todo el barrio.
Todavía me acuerdo el día en el que compramos este terreno con Yani, había muy pocas casas, realmente casi ninguna (fué toda una azaña). Me pregunto si las familias y personas que vivimos acá tenemos algo en común… sí, debe ser que sí. En algún punto todos debemos querer escapar de la vorágine de la ciudad, o nos gusta el silencio y la naturaleza o poder mirar el sol, quizás calentarnos con leña en el invierno y por que no tirarnos al pasto de nuestro patio, creo que estas pequeñas cosas están buenas y nos hacen sentir más cerca de nosotros mismos.
La contrapartida es que hay que viajar mucho todos los días, dado que vivimos a 20km de la ciudad de Santa Fe, pero vale la pena. Con muchas de las personas que viven acá siento afinidad, pienso además que a veces con algunas personas que conozco, no necesariamente de mi pueblo, tengo como una energía en común, no pasa muy seguido… pero pasa, es como que el unirveso se encarga de juntarnos.
DSCN1762

DSCN1765

El hombre que se quiere llevar el tronco

Hoy soñé que estaba en el patio con Martina y venía un hombre e intentaba llevarse un tronco que estaba en nuestro patio, yo le decía que ese tronco era nuestro y el tipo decía que era de él, entonces empezamos a forcejear y en el medio le digo a Martina que le diga a Yani que llame a la policía. Cualquiera el sueño, el tronco era grande y pesado. A lo mejor este sueño es producto de las 4 tasas de sopa que me tomé antes de ir a dormir…muy pocas veces me acuerdo de los sueños, leí por ahí que una técnina para no olvidar los sueños es tratar de recordarlos a penas te levantás, y contarselós a alguien o escribirlos.
La otra vez en la oficina un compañero me preguntó para que era ese cuadernito que tenía en la mano (el cuaderno dónde escribo todas estas cosas y más), entonces le expliqué que era para mantener la práctica de la escritura, al toque otro companero que estaba ahí opinó: “Es una buena práctica, te ayuda a recordar las cosas”, en ese mismo momento se me vino a la mente la imágen de mi abuela Dora, escribiendo su cuadernos, el mismo que el doctor le había recomendado escribir para no perder la memoria, ese fué el comienzo de la enfermedad de la Dora.
A lo mejor yo me estoy olvidando de algunas cosas que se suponía no debía olvidar? No sé…
Bueno, tenemos un hombre que se quiere llevar un tronco y un cuaderno para mantener la escritura y/o para no olvidar.