Gastón Ramos

"La mayoría de las gaviotas no se molesta en aprender sino las normas de vuelo más elementales: como ir y volver entre playa y comida. Para la mayoría de las gaviotas, no es volar lo que importa, sino comer. Para esta gaviota, sin embargo, no era comer lo que le importaba, sino volar. Más que nada en el mundo, Juan Salvador Gaviota amaba volar".

Category: arroyo leyes

Nos siguen envenando y el descontrol absoluto continúa.

En el día de ayer asistí a la reunión que organizó la comuna de Arroyo Leyes para “informar” a los vecinos algunas cuestiones acerca del uso de agro-tóxicos en nuestra localidad, la charla informativa estuvo a cargo del Ing. Daniel Sanchez. en la cual habló de diversos temas, entre otros La clasificación de los agro-tóxicos según su toxicidad, las distancias a respetar entre los campos fumigados y la población, los equipos de protección que deben utilizar los operarios, formulación del ejido urbano y muchas cosas cosas más, la charla fue muy genérica y los ejemplos utilizados en la misma nada tienen que ver con la realidad de nuestra localidad.

Luego de la charla diferentes vecinos realizamos preguntas, muchas preguntas y las respuestas fueron de muy poca precisión, algunas que me acuerdo:

  • Existe una receta agronómica para cada producto químico que se usa en los campos?
  • Por qué los operarios no usan la protección adecuada?
  • Si los operarios deben utilizar esta protección, máscara, trajes de tela especial, botas. etc. Cuál es la proyección que deben utilizar los niños de la escuela 30 y el jardin nro 281 que son fumigados a menos de 2mts de distancia?
  • Cuál es el destino de los envases vacíos de los tóxicos?

Unos de los temas de los cuales se habló bastante es como dije más arriba la clasificación de los agro-tóxicos según su toxicidad y con respecto a este tema me gustaría compartir acá un fragmento del libro “Mal comidos” de  Soledad Barruti:

En Argentina hay más de 3600 formulados de pesticidas autorizados. Si bien no es posible conocer cuáles  fueron los procedimientos y el personal involucrado para la inscripción de los laboratorios donde se estableció su toxicidad, sí es posible aventurar que la evaluación a la que se los sometió no dejaría tranquilo a nadie. En nuestro país la toxicidad de un veneno –que de un modo u otro va a llegar a los alimentos — se establece según un polémico proceso que se consolidó en nuestro país en aquellos años turbios donde se le abrió la puerta grande a la industria química internacional sin medir las consecuencias: los tardíos noventa. Como explica el Ingeniero forestal Claudio Lowy desde RENACE (Red Nacional de Acción Ecologista): “La norma nacional que categoriza los agroquímicos por su toxicidad en Argentina no es una ley, ni tampoco el reglamento de una ley. Es parte del texto de un manual que está incluido como anexo de la Resolución 350 del año 1999”

¿ Qué dice ese manual con el que legislan las provincias a falta de una ley nacional de agroquímicos ? Que al toxicidad de un producto se evalúa según la Dosis Letal: es decir, qué cantidad de veneno hace falta para matar al 50% de un grupo de ratas de laboratorio sobre las que se testea el producto. Cuanto menos cantidad de veneno sea necesario  para matar a esos animales, más tóxico se establece que es, en un ránking que tiene 5 posibilidades: muy tóxico, tóxico, nocivo, poco peligroso y normalmente no ofrece peligro.

Amén de que “la mitad” es un margen grande y difuso, que palabras como “poco peligroso” o “normalmente” debería ser al menos explicadas, y que cada vez tiene más vigencia la discusión que dice que no se puede hacer una analogía precisa entre lo que ocurre con las ratas y las personas, los detractores de este índice van más allá. Por que la norma de clasificación de venenos tampoco tiene en cuenta qué sucede con la toxicidad subletal (esa que no mata), la crónica ( las dosis bajas de veneno que se acumulan en el organismo generando pequeñas alteraciones diarias de nuestro ADN) y la combinada ( la que se produce cuando se mezclan químicos en una fumigación…

Mal comidos. Soledad Barruti pag. 226.

Creo que no hay mucho más que agregar.

Frutilla y armas químicas en Arroyo Leyes.

El vendaval amonio es una agrotóxico que se usa mucho en el cultivo de frutilla, buscando un poco en internet encontré que el prinicipio activo del vendaval amonio es metam amonio, esto lo saqué de un documento en la página del senasa:

www.senasa.gov.ar/Archivos/File/File4721-formulados_2011_dar.xls

la empresa que lo fabrica se llama síntesis química y si queremos por ejemplo ver como es su composición nos encontramos con que en la misma página del fabricante dice: “En construcción”, pero buscando un poquito más encontré que el metam amonio es dicloropropeno + cloropicrina. Con estos datos ya estamos en condiciones de hacer una búsqueda un poco más profunda dónde podemos encontrar artículos como el siguiente:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/01/150105_eeuu_california_cultivo_fresas_fumigantes_pesticidas_jg

Este artículo de la BBC que habla sobre el cultivo de frutilla en Estados Unidos, particularmente en california dónde usan el mismo tipo de químico para fumigar que acá en Arroyo Leyes  y dice cosas tan interesantes como alarmantes, a saber:

“Los responsables de la investigación señalaban, entre otras cosas, que los cultivadores de fresas de California “están enganchados” al uso de pesticidas tóxicos, que presentan riesgos para la salud de los habitantes de las localidades cercanas a los campos.

Esos riesgos son mayores en California, porque para la producción de fresas es necesario un clima benigno: los cultivos se encuentran en áreas cercanas a la costa en las que hay una alta densidad poblacional, lo que hace que los pesticidas estén siendo utilizados en las inmediaciones de casas, escuelas y negocios.

Se ha comprobado que en algunos casos estas sustancias químicas son carcinógenas y pueden provocar problemas en el sistema endocrino.”

También cuenta que la cloropicrina -sobre la que no existe consenso entre los científicos sobre si es causante de cáncer o no- fué usada en la primer guerra mundial para causar vómitos en los soldados. Los obligaba a quitarse sus máscaras antigás, lo que los dejaba expuestos a armas químicas todavía más letales.

https://es.wikipedia.org/wiki/Cloropicrina

Afecta a las comunidades vecinas.

Ya para entrar más en le tema que como pueblo nos preocupa, podemos también ver que estos químicos no son tan inocuos como nos quieren hacer creer:

“Los fumigantes como la cloropicrina o el 1,3-Dicloropropeno (1,3-D), cuyo uso está muy extendido en el cultivo de fresas en California, se inyectan en la tierra, normalmente en combinación con otros pesticidas, antes de la siembra.

Estos químicos no acaban en la fruta, por lo que no representan un riesgo para los consumidores. El peligro está en el momento de su aplicación, ya que en algunos casos, son inodoros e incoloros y pueden esparcirse por el aire, afectando a los trabajadores del campo y a los habitantes de las comunidades vecinas.”

Por último acá dejo fotos de un campo de acá donde se puede observar claramente los envases de Vendaval Amonio sin ningún tipo de cuidado, con animales dando vueltas muy cerca de estos, etc.