Juan Salvador Gaviota

by Gastón Ramos

Hace mucho tiempo, cuando era chico, mi tía Marisa me regaló un libro “Juan Salvador Gaviota” que narraba las andanzas de una gaviota que aprendía a volar, pero no a volar como las otras gaviotas únicamente para poder alcanzar su alimento sino que quería aprender piruetas de las más arriesgadas que un gaviota pueda llegar a realizar. El libro tiene tapa dura y la calidad de las hojas es impecable, pocos libros vienen así con tan buena calidad hoy en día, pero bueno la cosa es que yo leí ese libro en el año 1986 lo que quiere decir que lo leí cuando tenía 8 años, apenas sabía leer y mucho menos entender realmente el significado o el mensaje que este contiene. Creo que unos años después probablemente a los 10 a los 11 lo volví a leer no me acuerdo mucho de esto pero estoy seguro que la lectura fue a través de varios años.
Casualmente hoy se me dió por acordarme de este libro abrir una página al azar y leerla como dice en su contratapa, así que acá va:

“Espaldas y espaldas de grises plumas rodearon desde ese momento a Juan, quien no dio muestras de darse por aludido. Organizó sus sesiones de prácticas exactamente encima de la Playa del Consejo, y, por primera vez, forzó a sus alumnos hasta el límite de sus habilidades.
— Martín Gaviota –gritó en pleno vuelo–, dices conocer el vuelo lento! Pruébalo primero alardea después! Vuela!
Y de esta manera, nuestro callado y pequeño Martín Alonso Gaviota, paralizado al verse de blanco de los disparos de su instructor, se sorprendió a sí mismo al convertirse en un mago del vuelo lento. En la más ligera brisa, llegó a curvar sus plumas hasta elevarse sin el menor aleteo, desde la arena hasta las nubes y abajo otra vez…”

Juan Salvador Gaviota. – Richard Bach.

Juan Salvador Gaviota