Pinocha

by Gastón Ramos

Hoy no estoy muy inspirado para escribir, debe ser por que estoy perdiendo un poco la frecuencia, y como todos sabemos, la práctica hace al maestro. Esta semana fue un poco distinta a las anteriores, un poco distinta por que a Martina le regalaron un cordero de aproximadamente 2 meses, es realmente un animal muy lindo y extremadamente bueno, me dijeron que se domestican como un perro y parece que es verdad por que ya al 2do día de estar en casa, el animal viene conmigo cuando lo llamo y “llora” cuando me alejo, le construí un lugarcito al lado del gallinero para que duerma y de paso no sienta sola.
Cuando le preguntamos a Martina como se iba a llamar la cabra me dijo: “Pinocha”… medio raro el nombre pero bueno es el nombre que ella eligió. Los corderos toman la leche hasta que tienen mas o menos 10kg, eso es lo que leí buscando un poquito, pero Pinocha no quiso agarrar la mamadera, intentamos varias veces pero nunca la agarró, eso sí, come pasto fresco todo el día, cada vez que la dejamos afuera (atada en un árbol con una soga larga) come y come, me pregunto cuanto puede vivir una oveja y cuanto puede llegar a pesar, supongo debe depender de la raza, que todavía no sé cual es y no sé como podría llegar a detectar.
Estoy pensando que en futuro probablemente que prepare un lugar un poco más grande dónde pueda tener más gallinas y dónde Pinocha pueda pastorear tranquila, a lo mejor poniendo un cerco bien copado en la parte sur-este de casa, este lugar además del cerco tendría que tener una parte techada para duerman las gallinas y para Pinocha.

Pinocha y Yo